Gaucín (Málaga)

Toro de Cuerda

Digamos que junto al Santo Niño, el toro de cuerda es la fiesta por excelencia, por devoción y concurrencia, figurando en una cita ineludible para todos los Gaucineños.

El origen de este festejo Gaucín se pierde en la memoria de los más mayores, incluso algunos testimonios dicen que viene de la época de los romanos. Se dice que en la antigüedad cada gremio sacaba su toro, dándose el caso de encontrarse hasta 3 toros ese mismo día.

Al no poseer ganaderías bravas cercanas, los animales que se corrían en Gaucín eran los que utilizaba en las labores del campo, volviendo éstos a sus tareas cotidianas una vez finalizaba el festejo.

[read more=»Leer más» less=»Leer menos»]

A lo largo de la historia, la fiesta ha pasado por sus vicisitudes, como en 1964, cuando después de la muerte de un vecino de cierta edad a consecuencias de golpes, el gobernador de Málaga cesó al entonces alcalde y prohibió dicho festejo. Muchos fueron los intentos de los vecinos para seguir continuando con la fiesta, pero la represión franquista lo impidió. Con la vuelta de la democracia y debido al clamor popular se consiguió recuperar el tradicional del toro de cuerda.

Actualmente gracias a la afición, instituciones, donaciones y trabajo de los vecinos del pueblo se sigue manteniendo esta tradición.

Gaucín está incluido en la pequeña lista de pueblos de Andalucía donde por su tradición, e historia… esta permitidos los toros de cuerda. Es el único pueblo de la provincia de Málaga donde se suelta toros bravos y toros de cuerda.

Al igual que ocurre en otros sitios el toro de cuerda, Gaucín tiene sus peculiaridades, se corre con una cuerda, y con la cuerda por delante. Se celebra en Semana Santa, en honor a la resurrección del Señor, el domingo de resurrección.

El día antes de la suelta, después de amarrar los toros y una vez son transportados al pueblo son recibidos con expectación. Paseando los cajones con los toros por todo el pueblo, en primer lugar el camión con los toros y a continuación una gran caravana de coches pitando en modo festivo.

La suelta se realiza en “la carrera” lugar acotado y cerrado, después de unos minutos y una vez se ha comprobado que la cuerda está correctamente atada, el toro es guidado por todo el pueblo. El recorrido de Gaucín es exigente para los corredores, en ningún momento se para el toro a no ser que éste lo decidiera.

Existe en Gaucín un gran amor y respeto al toro y a su fiesta tradicional, no se entendería un domingo de resurrección sin el Toro de cuerda.

[/read]