Lodosa (Navarra)

Toro con Soga

El origen del toro con soga es muy difícil de precisar. En la Ribera del Ebro su existencia puede probarse documentalmente desde la aplicación del artículo 293 del Fuero de Sobrarbe, otorgado a Tudela por Alfonso el Batallador en el siglo XII (1.104-1.l34) y posiblemente la costumbre era ya vieja para entonces. El artículo 293 establece ciertas normas para “correr los toros con soga” a fin de que estos no produzcan daño.

[read more=”Leer más” less=”Leer menos”]

En Lodosa el documento oficial por el cual el Gobernador Civil de Navarra autoriza al Alcalde de Lodosa, bajo su responsabilidad, a correr un toro ensogado por las calles data del 13 de septiembre de 1.881. Con la fundación de la Cofradía de la Virgen de las Angustias el 19 de septiembre de 1.854. El Cabildo y Arzobispado redactaron los capítulos de la nueva cofradía. Todos los vecinos estaban incluidos y acordaron celebrar el tercer domingo de septiembre unas fiestas en su honor, en las que, después de la procesión de la Patrona y de la Misa Mayor, para festejo y alegría de la “mocina” se correrá un toro bravo, sujeto con una soga , para que libremente recorra las calles que desease de la localidad. Luego tendrá posteriores salidas los demás días de fiestas, así como los domingos y festivos hasta el día de Nuestra Señora del Pilar, cuando sería sacrificado.

Desde entonces y hasta la actualidad el festejo sólo se ha interrumpido dos veces. La primera fue durante la Guerra Civil, al final de la guerra en 1.940, el alcalde de Lodosa, D. Agustín Arnedillo, sacó un toro con soga que lógicamente gustó y con el que abría nuevamente la puerta de la historia. La segunda fue en 1.968 por la cogida y mas tarde muerte de la señora Da Angustias Irisarri. El alcalde D. Antonio Baztán suspendió el toro con soga, igual que el año anterior había suspendido el encierro por la cogida y muerte del joven (31 años), Lorenzo Martínez Ezquerro “Chapiro”, el 2 de Septiembre de 1.967. Las fiestas de 1.969 sin encierro, ni toro con soga eran pobres, solo había capeas de vaquillas en la plaza y el alcalde para que no le acusaran de antitaurino, adquirió la plaza de toros que era particular y la hizo municipal al comprarla para el pueblo. Después de muchas manifestaciones y sentadas de jóvenes se repuso el encierro pero cambiando el recorrido. Tuvieron que pasar ocho años para que en septiembre de 1.976 el alcalde D. José Dewisme sacara un bando en el que hace saber: Que en las próximas Fiestas que celebramos en honor de Ntra. Sra. de las Angustias, se correrá el tradicional TORO CON SOGA, siguiendo la historia hasta nuestros días.

Lodosa es el único municipio de todo Navarra donde se permite el Toro con Soga. En el Reglamento de Espectáculos Taurinos de Navarra tuvieron que hacer una Disposición Adicional para celebrar el espectáculo singular y de probada tradición como el Toro Ensogado de Lodosa.

Una costumbre antigua era que jóvenes y mayores iban a casa del Alcalde a cantarle y a pedir el toro. Por entonces se compraba un solo toro (utrero), se mantenía hasta el día del Pilar y las mujeres numerosas y valientes se encargaban de llevarlo el último día al matadero donde se descuartizaba y se repartía la carne entre los vecinos y cuadrillas para merendárselo.

Como curiosidad diremos que el Ayuntamiento compró el 14 de Septiembre de 1.951 un novillo colorado, a la ganadería de Hijos de D. José María Fraile de Tudela (Navarra) y que costó 7.000 Pts. más 50 pts. para gratificar al mayoral. En septiembre de 1.976 el primer toro que se compró para la reanudación, se llamaba “Rastrero”, fue adquirido en la ganadería de D. José María Arnillas Gracia y costó 85.000 Pts. Este toro salió a la calle del corral de Isidro Gastón y fue muy bravo. Diremos que por entonces, aparte de las ya mencionadas, las ganaderías que mas han abastecido de toros a Lodosa, quizás por su cercanía han sido: de la Rioja, Jesús Díaz de Calahorra y José Casas de Alfaro (de donde a veces se traían por los sotos del Ebro acompañados de cabestros). De Navarra José Luis Pascual de Castejón y los hermanos Chopera de Tudela.

El toro a lo largo de la historia ha tenido muchas salidas. Casa del Marqués, patio del Ayuntamiento, antiguo cuartel, corral de Gastón, corral de las Monjas, colegio de las Monjas, plaza de toros, pero la salida mas espectacular es la actual, del camión enfrente de la Iglesia, donde se ponen gradas para el disfrute de todo el mundo.

Otra costumbre antigua era domar la soga. Las sogas eran de sisal y se quedaban muy duras y ásperas. Cuando llegaba la fecha se colgaba de árbol a árbol en el “Paseo” para que los chavales se colgasen de ella y quitarle la rigidez. Hoy en día las sogas son 100% de cáñamo de 25mm de anchura y 25m. de largura y aunque son muy dóciles se cuelgan en los portales del ayuntamiento para dar ambientillo.

[/read]